Galería de imágenes

La culminación de un gran trabajo

El taxi nos lleva directamente a Plaza, la plataforma logística que acoge, desde hace apenas unos meses, las nuevas instalaciones de Bilstein Group. Vamos a encontrarnos con Juan Lanaja, director general para España, que será quien nos enseñe su nueva casa.

María Ruiz

Lo encontramos muy entero, a pesar de haberse enfrentado pocos días antes a la pérdida de uno de sus seres más queridos, su padre, con la serenidad del que ha podido despedirse sin dejar ninguna cuenta pendiente.

Después de saludar al equipo y de echarle un vistazo a sus flamantes oficinas, nos acomodamos en su despacho. Juan parece tener muchas ganas de hablar, como si necesitara hacer balance de todo lo vivido hasta ahora, mucho e intenso, para subir reforzado el siguiente peldaño de esta gran escalera.

La madurez profesional de este joven directivo siempre me ha llamado la atención, así que no me sorprende asistir a un auténtico master en gestión empresarial, a una clase magistral sobre los valores que han impregnado su gestión, los del grupo alemán y los suyos propios, que son los que en definitiva han llevado a la filial española a un éxito indiscutible en muy pocos años.

Desde el momento en que nos sentamos frente a frente soy consciente de que será una ‘visita’ distinta, en la que las cifras y los metros cuadrados serán lo de menos, porque en realidad voy a conocer algo más que sus nuevas e impresionantes instalaciones, voy a conocer la grandísima apuesta que Bilstein Group acaba de hacer por Juan Lanaja y por su equipo, por Zaragoza y por España. Y es que cuando este licenciado en Dirección y Administración de Empresas acudió en 2005 al proceso de selección de quien tendría que dirigir la implantación de lo que entonces era Febi en España, lo hizo con la tranquilidad de que aquello no estaba al alcance de sus posibilidades. Pero se equivocó, y el mismo día que cumplía los 32 años recibió como regalo el que sería el mayor reto de su vida  profesional.

Pico y pala

La aventura comenzó en un despacho de diez metros cuadrados en su propia casa; desde allí compró un almacén, contrató al equipo indispensable, constituyó legalmente la sociedad, subcontrató los servicios necesarios y, lo que es más difícil, diseñó la estrategia comercial que le serviría para diferenciar su producto y empezar a vender. En enero de 2007, solo un año y medio después de haber entrado en la empresa, ya estaban funcionando en las instalaciones del zaragozano polígono de Malpica.

Quedaba lo más complicado, coger pico y pala y sin desfallecer dar a conocer una prestigiosa marca con más de 160 años de historia que en España nadie conocía y convencer a quienes ya tenían un buen servicio, buenos proveedores y buenos márgenes, de que le hicieran un hueco por el que poder colarse…

El premio

Doce años después de aquellos comienzos, y con la empresa más que implantada en España, llegaba el momento de dar el gran salto. Las instalaciones de Malpica se habían quedado pequeñas, las oficinas no eran suficientes, el almacén no tenía capacidad para seguir sumando referencias, no había sitio para más stock y empezaron a depender mucho de Alemania para hacer los envíos. Después de doce años de historia y tras haber superado con éxito la fusión con Blue Print, “un proceso duro y complicado que supuso un gran esfuerzo”, Juan Lanaja admite que necesitaba que esa trayectoria fuera reconocida por la central.

Y el reconocimiento ha llegado superando todas las expectativas y como caído del cielo, en el momento perfecto. Un gran premio al trabajo y al esfuerzo realizado.

Y es que cómo no estar agradecido si han pasado de tener 1.200 metros cuadrados en Malpica a multiplicar por ocho el espacio, con 8.875 metros cuadrados construidos, además sobre una parcela de 27.000 que les permitirá seguir ampliando sus instalaciones en el futuro. Porque su plan de negocio prevé la incorporación de más productos, más referencias, más unidades y quién sabe si más marcas, pero por el momento ya son capaces de almacenar en más de 60.000 ubicaciones más de 50.000 referencias diferentes.

Pero no es solo una cuestión de cantidad, también de calidad, porque las nuevas instalaciones incorporan las últimas tecnologías, los equipos más modernos y máxima seguridad a nivel informático, sin duda una gran inversión que demuestra una contundente apuesta por España y la firme voluntad de perdurar.

Y pueden decir que ya, pocos meses después de ‘abrir’ las nuevas instalaciones, están a pleno rendimiento, suministrando más cantidad de producto en menos tiempo, que es de lo que se trata, de mejorar la logística, reducir los tiempos de preparación de pedidos y de colocación de mercancía, tener un almacén mucho más optimizado y mejorar el servicio en todos los sentidos.

La visita al almacén

Terminada nuestra conversación da comienzo la ‘visita’ propiamente dicha, recorriendo las impresionantes instalaciones, abriendo y cerrando puertas, curioseando cada rincón e imaginando cómo será cuando un día todas estas dependencias estén llenas, hasta llegar al almacén, un espacio de enormes dimensiones donde todas las referencias tienen una ubicación fija. Salta la vista que no han escatimado en medios y que la inversión realizada es enorme, todo con tal de “recortar tiempos y dar el mejor servicio”, apunta Juan Lanaja.

Terminada la visita, nos despedimos de un Juan Lanaja contento con lo que le está pasando, orgulloso de todo lo conseguido y sobre todo muy agradecido. Agradecido a los accionistas, que después de tantos años y de todo lo vivido no han dudado de él, agradecido a su equipo, desde el primero hasta el último, y agradecido a la distribución, que ha creído en su proyecto y sin la que jamás habría podido llegar hasta donde está.

Agradecido y también muy ilusionado, con muchas ganas de seguir ofreciendo soluciones, de trabajar duro en la misma línea y de ayudar al máximo a la distribución y a los talleres para que todos sigan teniendo oportunidades de negocio.

 

Pueden decir que ya, pocos meses después de ‘abrir’ las nuevas instalaciones, están a pleno rendimiento, suministrando más cantidad de producto en menos tiempo, que es de lo que se trata, de mejorar la logística, reducir los tiempos de preparación de pedidos y de colocación de mercancía, tener un almacén mucho más optimizado y mejorar el servicio en todos los sentidos.

 

Introduce tu comentario: