En clave empresarial

El proyecto Optibelt

“La relación personal es muy importante, es la base del éxito de nuestro negocio”, nos cuenta Walter Riegelmann, director comercial de Optibelt España, para definir la razón de ser del fabricante y su manera de operar en el mercado. Una de las claves para entender la diferenciación que aporta Optibelt y que como MVP ( Más Valiosos Partners de Autopos) destacamos en esta sección que hoy protagonizan.

Redacción Autopos

DSC_0379Se definen como una gran familia. Para entender la estrategia de negocio de Optibelt España hay que conocer la estrecha relación que el fabricante alemán de correas construye día a día con sus distribuidores como base de su proyecto de negocio, como apuesta por su estrategia de mercado. Una relación que va mucho más allá de lo profesional, que es sentida y recíproca. Optibelt apuesta fuerte por sus clientes, y sus clientes le devuelven el apoyo con compromiso  y esfuerzo y desarrollo de sus productos en un mercado en el que han sabido cómo hacerse un hueco.

La calidad, la importante inversión en investigación y desarrollo, “buscando siempre mejoras globales, no sólo en precio, también en rendimiento”, destaca Walter Reigelman, la seriedad, la transparencia, sumado a la cercanía  y confianza en el trato, hacen de Optibelt una apuesta de éxito.

“No nos vale cualquiera”

Walter Riegelman lo tiene claro. “Debe haber un proyecto común, desarrollarse un estrategia conjunta  entre el distribuidor y nosotros basada en una estrecha relación de confianza, una apuesta común”. “Pero no nos vale cualquiera, para que un recambista pase a formar parte de la familia Optibelt ha de aportar seriedad, confianza, tener una dimensiones… y, sobre todo, valorar la marca premium por encima del precio”.

Exigen, pero el compromiso de Optibelt es máximo con sus clientes, distribuidores prioritarios de división en una zona, aportándoles una atención personalizada e individualizada inmejorable con la que responder a sus demandas. “No son pocos los fines de semanas que paso con mis distribuidores fortaleciendo una relación que ya es familiar, y vaya que si lo valoran”, apunta Riegleman. También aportan formación (ahora de la mano de Carsmarobe), servicio y una calidad de primerísimo nivel como fabricantes de primer equipo.

Optibelt España

Hoy son 2.200 empleados en todo el mundo, con una facturación de 280 millones de euros, tienen ocho plantas de producción repartidas en seis países, y son internacionalmente conocidos por la calidad de sus correas sea cual sea su tamaño: desde maquinaria de obra hasta máquina contadoras de billetes, o sus aplicaciones, pero Optibelt no deja de ser una empresa de tradición familiar fundada en 1872 (quinta generación al frente del fabricante) que en 1985 desarrolló su estructura en España de la mano de  Michael Riegelmann, padre alemán de quien hoy nos habla de la empresa, y fue casi por casualidad…

“Viviendo ya en España, sentado en una terraza, mi padre coincidió con un alemán que acababa de aterrizar para buscar el modo de implantar el negocio de Optibelt en España que en aquel entonces desarrollaban a través de importadores”, contaba Walter Riegelmann en un reportaje del número 75 de Autopos. Casi 33 años después cuentan con sede central y almacén en Barcelona donde trabajan doce empleados, y desde donde dan servicio a toda España.

“Por encima de nuestras expectativas”

”Globalmente, Optibelt España ha crecido un 6% más de lo estimado  en el primer semestre de 2018: a pesar de la deriva del mercado de posventa nos va bien, este año hemos abierto un par de cuentas nuevas en turismo, hemos lanzado la correa XE-Power PRO para aires acondicionados de vehículo industrial, y seguimos trabajando para mantener el rumbo en lo que queda de año”, concluye Riegelmann.

Introduce tu comentario: