Noticias

‘A los cien años, todos calvos’

Es el director de Previsión Estratégica en Continental AG, encargado por tanto ya no solo de analizar lo que viene sino de qué estrategias habrá que seguir para continuar en el mercado. Y se lo contó a los recambistas que habían acudido al congreso de Andel. ¿Conclusión? ‘A los cien años, todos calvos’, por mucho que dejara margen para oportunidades. No lo dijo él así, pero después de escucharle…

Redacción Autopos

Conferencia Richard Jaimes

Su trabajo consiste en tener parecida capacidad de predicción que los que daban ganador a Donald Trump cuando según todas las encuestas Hillary Clinton tenía el 85% de probabilidades de ser la presidenta de Estados Unidos. Y según Richard Jaimes solo es posible si se deja de pensar de manera lineal y ver más allá. Eso es lo que trata de hacer él con el futuro de la posventa, predecir los escenarios de movilidad que van a revolucionar el mercado que hoy conocemos. Aunque reconocía que no era tarea fácil.

“A tres-cinco años vista podemos saber lo que nos espera, pero más allá se vuelve difuso, no es fácil de predecir, pero algo va a cambiar”. Y Jaimes comenzaba a contar la que se nos viene encima… Lo primero, el cambio de mentalidad del usuario: “¿Qué coche conduces? No lo sé, uno rojo”. Las leyes se endurecen para el uso de los vehículos; las aplicaciones de realidad aumentada, las impresoras 3D y los vídeos tutoriales ponen más fácil el ‘hágaselo usted mismo’; la conectividad entre vehículos reduce el número de siniestros y favorece un tráfico más fluido, con menos arranques y paradas y menor necesidad de utilizar por ejemplo el freno;  la posibilidad de actualizaciones vía satélite se sirve del software para que el mantenimiento sea predictivo, reduciendo el coste de las averías, pudiéndose además reparar sistemas online; el uso compartido de los coches deja la responsabilidad de asegurarlos y mantenerlos a las flotas, que son ahora los clientes; la conducción altamente automatizada cambia la experiencia de conducción que es fluida y suave, con menor desgaste de componentes y cerca de los cero accidentes; y, para terminar, la electrificación de los vehículos, “los cuatro jinetes del apocalipsis no montan a caballo, conducen Teslas”.

Un panorama, por tanto, con vehículos que apenas necesitarán ir al taller, y que, cuando lo hagan, pagarán menos por su mantenimiento, muchos recambios ya no tendrán razón de ser, las marcas además tendrán muy probablemente el control por razones de fiabilidad y seguridad, y, si no, serán las flotas quienes decidan, además de que cualquier intento de seguir en el mercado significará desarrollar nuevas competencias y realizar grandes inversiones en tecnología y gestión de la información…

Aun así, para Richard Jaimes hay oportunidades. Sobre todo alrededor del servicio que puedan necesitar las flotas: “Necesitarán el mejor servicio para mantener sus coches en circulación, una red bien establecida de puntos de servicio y entrega rápida de piezas, por tanto las estrategias de márketing y ventas deben modificarse para influir en la decisión de los operadores de flotas y car-sharing sobre qué talleres utilizar”.

Además, el director de Previsión Estratégica de Continental AG también ve en los usuarios finales una oportunidad: “Desarrollar tiendas electrónicas ofreciendo también vídeos tutoriales para que los clientes hagan el mantenimiento ellos mismos u ofrecer técnicos bajo demanda para dar servicio podrían ser otras opciones”.

Otra cosa es cuándo llegará todo esto. Y si como señala el propio Jaimes, en 2030 el parque de eléctricos será todavía de un 12%, hay margen para seguir trabajando. Eso sí, en 2050, ‘todos calvos’.

Comentarios:

  1. 06/03/2018 19:20David

    Sinceramente, no creo que veamos la electrificación del 100% del parque hasta pasado bastante el 2050.
    Hay que tener en cuenta que paises como Noruega que nos llevan muchos años de adelanto en este tema la cuota es del 17%.
    Por tanto solamente la inversión en infraestructura ya lo va a retrasar.
    Otro dato a tener en cuenta es como piensan cargar los millones de coches que duermen en la calle.
    Por tanto yo creo que en las grandes ciudades si puede haber una implantación más temprana, pero en el resto de España va a ser muy lenta.

Introduce tu comentario: