Noticias

“El 95% de los coches no son eléctricos”

Lorenzo Vidal de la Peña, presidente de Ganvam, se expresa claramente respecto a su modo de ver a la movilidad eléctrica y el impacto de estos vehículos sobre la posventa.

Redacción Autopos
coches-electricos-ganvam“Si tenemos en cuenta que hoy por hoy representan (los eléctricos puros) alrededor del 0,7% de las matriculaciones, no podemos hablar todavía de opción real para los ciudadanos”, dice en declaraciones al medio digital movilidadelectrica.com. Y habla de las claves de esta escasa presencia: “Todavía faltan infraestructuras y el precio sigue siendo muy alto si lo comparamos con los de combustión tradicional del mismo segmento (…). Además, la falta de un plan de achatarramiento que incentive la renovación del parque tampoco ayuda”. Aboga el presidente de Ganvam por poner en marcha planes de transición que retiren de la circulación los coches más antiguos y, así, el parque pueda evolucionar poco a poco hacia el eléctrico. Respecto al efecto que el parque eléctrico puede tener hoy sobre la posventa, lo tiene claro: “No perdamos la perspectiva, el 95% de los coches no son eléctricos”. Ahora bien, sigue, “lo que supone un verdadero perjuicio para la posventa es un parque antiguo porque cuanto mayor es el coche, menos se repara y además las reparaciones son de menor cuantía. Los datos del sector hablan de que si se eliminara el 100% de los vehículos de más de 15 años en España, la facturación de la posventa subiría cerca de un 12%”. Y aunque está convencido de que la llegada del coche eléctrico supondrá “un cambio de chip para la posventa” porque estos coches “no van a tener el consumo de componentes de uno tradicional”, está convencido de que los actores actuales seguirán compitiendo. Eso sí, siendo partícipes de todos los cambios y las evoluciones que se vayan dando: “Quien no se adapta desaparecerá por selección natural”. Y concluía: “Hay que tener en cuenta que este sector, que no ha sufrido prácticamente cambios en los últimos cien años, de repente se ha visto envuelto en una vorágine, en una revolución, que lo han transformado por completo y ese es el desafío: amoldarse para no quedarse atrás”.

Introduce tu comentario: