Noticias

“El diésel puede ser limpio”

Un informe elaborado por ASEPA (Asociación Española de Profesionales de Automoción) con el fin de arrojar luz sobre el impacto del diésel en la movilidad insiste en que puede ser una energía sostenible, pero con un encarecimiento consecuente, augurando una “larga vida” al gasoil pese a la presión de la llegada “imparable, pero no milagrosa” de los eléctricos.

Redacción Autopos

diesel-informe“El reto más importante al que se enfrentan los motores de combustión, en especial los diésel, es cumplir con los niveles de emisiones contaminantes: la Comisión Europea ha propuesto una reducción de emisiones de CO2 de turismos y furgonetas del 15% en 2025 y del 30% en 2030 en base a las emisiones establecidas en 2021. El diésel puede ser limpio, pero el proceso de tratamiento encarece el motor considerablemente”. Es una de las principales afirmaciones que arroja el informe ‘El automóvil en la movilidad del futuro’ encargado por ASEPA a un grupo de expertos y académicos independientes con el fin de contribuir al “conocimiento riguroso” del impacto medioambiental de los automóviles y las estrategias para reducirlos.

Un informe con el que se pretende arrojar luz ante un escenario cambiante en el que no son pocas las voces que auguran un cambio disruptivo que, según el documento, no será tan radical: “El parque móvil mundial, que actualmente ronda los 1.000 millones de vehículos, se duplicará en 2030, por lo que el coche seguirá siendo protagonista en la movilidad del futuro destacando su papel en la socialización de la misma, su contribución al desarrollo económico y bienestar social”. Es otra de las principales conclusiones que se desprenden del estudio.

Pero, “la movilidad a medio plazo podría verse condicionada por la disponibilidad energética”, y es que  el informe también asegura que deben existir estrategias tecnológicas a corto, medio y largo plazo que respondan a la evolución de la movilidad de manera sostenible y compatible con la satisfacción del cliente.

Un diésel limpio

Y en base a las necesidades del usuario, “los motores térmicos seguirán siendo imprescindibles”, augura el estudio. En el corto y medio plazo los vehículos con propulsión basada en el motor de combustión interna son totalmente necesarios para satisfacer las demandas de movilidad de los ciudadanos con mínimos impactos sobre el medioambiente. “Los vehículos que se producen hoy han reducido considerablemente el consumo en igualdad de prestaciones, y las emisiones contaminantes son muy inferiores a los coches del año 2004, de hecho, se han reducido alrededor de 100 veces desde que empezaron a aplicarse las normativas anticontaminación”.

Y aportan datos: en vehículos diésel se ha reducido en un 90% la emisión de partículas y en un 84% la de NOx. En vehículos de gasolina se ha reducido en un 60% las emisiones de CO2 y de NOx. En vehículos de gas la evolución es similar a los motores de gasolina. Y, aseguran, que el ‘coche nuevo promedio’ del 2021 emitirá cerca de un 50% menos de CO2 por kilómetro de homologación que el de 1995. Actualmente el tráfico rodado origina el 50% de las emisiones contaminantes en los centros urbanos, los esfuerzos investigadores continúan en paralelo al incremento de las exigencias reglamentarias, lo cual augura mejoras aún más significativas en el futuro próximo. “Datos a tener en cuenta para dejar de demonizar al automóvil en general y al diésel en particular”, apuntan.

“Los eléctricos no son una solución milagrosa a corto plazo”

No lo niegan, el cambio está aconteciendo, pero consideran que la descarbonización no sólo pasa por los motores electrificados, también por los motores de combustión interna más limpios y eficientes. ”La electrificación del parque de vehículos es una solución de amplio alcance a medio y largo plazo, pero a corto se encuentra retos y barreras. Su llegada será imparable, pero no milagrosa”. Afirman que la presencia de los eléctricos será reducida en el corto plazo encontrándose con límites como la infraestructura  de la recarga, los tiempos de la misma, la vida, coste y autonomía de las baterías y la energía por Kg que almacenan. El estudio señala que habrá un parque mundial de vehículos eléctricos entre 9 y 20 millones en 2020 y entre 40 y 70 millones en 2025.

“El usuario es corresponsable”

¿Qué papel juega el usuario ante este escenario? Uno fundamental, ya que, dicen, el mantenimiento del vehículos es imprescindible para la sostenibilidad, con una conducción eficiente se puede reducir el consumo de energía hasta un 20% y el impacto ambiental en un 30%, un adecuado mantenimiento asegura valores de emisiones y consumo similares a los de fábrica hasta los 160.00 km. “Los usuarios son corresponsables. Deberían comprometerse más con el uso energéticamente eficiente del automóvil”, concluyen.

Comentarios:

  1. 15/07/2018 09:42josu

    Es curioso que maten el diésel, cuando es el principal recaudador de impuestos para el estado y desde hace años nos lo han estado “colando” por los ojos a todo el mundo. Teniendo en cuenta además que el parque de España es de antigüedad 11 años aprox,tarderemos en renovarlo hacia el 2030-2035… agua de borrajas me da a mi.

Introduce tu comentario: