Noticias

Grupo PSA, acusado de vender coches con el motor trucado

La Dirección General de la Represión del Fraude (DGCCRF) de Francia ha acusado al Grupo PSA de haber vendido 1,94 millones de vehículos Peugeot y Citroën de la generación Euro 5 (puestos en el mercado entre septiembre de 2009 y septiembre de 2015) con el motor alterado, según informan desde la publicación gala Le Monde.

Redacción Autopos

grupo psa-logoSegún ha publicado el diario francés Le Monde, y de lo que se hace eco la versión online de EL ESPAÑOL, la Dirección General de la Represión del Fraude (DGCCRF) francesa ha acusado al Grupo PSA de vender coches con motores que funcionan con “estrategias fraudulentas”. Se trata de los vehículos Peugeot y Citroën de la generación Euro 5 (vendidos entre septiembre de 2009 y septiembre de 2015) con cuya comercialización PSA podría haber generado un volumen de negocio de 33.860 millones de euros.

Según la misma fuente, de ser cierto, el constructor automovilístico podría enfrentarse a una sanción de  5.000 millones de euros, lo que equivale  al 10% de facturación media de la compañía en los años 2013, 2014 y 2015, tal y como se recoge en el informe de la DGCCRF.

Un revés para el Grupo que desde el pasado 7 de abril hace frente a un procedimiento abierto por la justicia francesa, parecido, dicen, al que se está llevando a cabo contra otras compañías como Volkswagen, Renault y Fiat Chrylser Automobiles (FCA), que trata de averiguar de si hubo un trucaje en algunos motores diésel para modificar los niveles de óxido de nitrógeno (NOx) en condiciones reales de conducción.

Grupo PSA niega la mayor

Por su parte, el Grupo PSA, mediante un comunicado, se ha mostrado abiertamente descontento frente a las recientes acusaciones, negando la mayor, asegurando no haber sido contactado por las autoridades judiciales e incidiendo en su indignación al enterarse que se ha proporcionado información a terceros. “PSA nunca ha tenido acceso al informe emitido por la DGCCRF a la Fiscalía, lo que hace imposible que el grupo presente sus argumentos”.

Asimismo, han manifestado cumplir con todas las normativas de homologación vigentes en cada país en el que opera, afirmando que sus vehículos “nunca han sido equipados con software o sistemas fraudulentos”, e insisten en que su estrategia de reglaje de motores se basa en el comportamiento de los clientes en su vida cotidiana, así como en conseguir unas emisiones NOx lo más bajas posible y asegurar el mejor equilibrio posible entre NOx y CO2.

Recordando ser el único fabricante mundial que ha desarrollado una política de transparencia máxima en relación a los consumos y emisiones de CO2 de sus modelos de uso real, Grupo PSA también ha comunicado que al considerar que esta situación “afecta a la reputación y a los intereses de los 201.000 trabajadores del Grupo, a sus clientes y a sus socios y colaboradores, el Grupo PSA se reserva el derecho de iniciar acciones judiciales por violación del secreto de instrucción y de la confidencialidad de las autoridades”.

Introduce tu comentario: