Noticias

¿Cómo le suena Caruso a la distribución?

El control de la conectividad por parte de las marcas preocupa al canal multimarca. Y como alternativa nació Caruso, una plataforma promovida por los fabricantes de componentes a través de su patronal europea, con el fin de garantizar el libre acceso a la información telemática que generen los vehículos también al resto del mercado de posventa. Pero la distribución no acaba de sumarse al proyecto, entre otras razones, como apunta Miguel Ángel Cuerno, presidente de Ancera, “porque han dado también entrada a las marcas, perdiendo su razón de ser”.

Redacción Autopos
proyecto-caruso Desde TecAlliance, gestor de la plataforma, definida como “abierta y neutral”, entienden sin embargo que se trata de una mera colaboración “tan necesaria como fructífera”, de la que además ya forma parte el grupo internacional de distribuidores ATR, asegurando estar en “muy avanzadas” negociaciones con otros como Groupauto, ADI,  Temot… Para Juan Ramón Cervantes, representante de TecAlliance en España, no hay motivo para la polémica: “No tengo confirmación de que haya ningún socio accionista en Caruso que sea una marca de coche, pero colaborar con ellas es natural, porque son la fuente directa de la información. Caruso es una plataforma abierta en la que las marcas también podrían participar activamente, porque el fin es recolectar y estandarizar la información del vehículo para ponerla a disposición de todo el mercado, y por otras vías resulta mucho más difícil. Lo que queremos es que sea una plataforma universal de la que participemos y nos beneficiemos todos”.  No lo ve así Cuerno: “Han dejado que las marcas entren en Caruso y precisamente lo que no queremos es tener que pedirles permiso, no queremos depender de ellas”, le ha contado el presidente de la patronal española de recambistas a autopos.es: “Caruso nacía por y para el sector independiente, siendo una iniciativa de Figiefa, como una plataforma de acceso a la información telemática de los coches conectados frente a las limitaciones impuestas por las marcas. Que se les haya incluido, que se les haya dado poder en la plataforma, es un sin sentido, y ha provocado que la distribución independiente se retire”. Y sentencia: “Quieren que estemos dentro, pero ni Ancera ni Figiefa forman parte de Caruso: a día de hoy una plataforma en construcción que solo funcionará si la distribución la usa, y con el giro que ha dado la distribución no tiene interés en ella. De hecho tanto las asociaciones como los grandes grupos de compra internacional están analizando otras plataformas alternativas en las que se asegure una independencia total de las marcas y libertad de negociación”.    

Introduce tu comentario: