Noticias

Que veinte años no es nada…

En febrero ha cumplido veinte años en el fabricante español de frenos (tiene 43), habiendo sido director de Márketing, responsable de mercados internacionales, director comercial… llegando a subdirector general hace un año. Ahora desde unas nuevas oficinas en el centro de Pamplona, tras centrarse la producción en la planta de Tudela. Entrevistado en Autopos, nos cuenta sus sensaciones…

Redacción Autopos
ICER-Rubén-oficinas¿Qué balance hace de sus veinte años en ICER? “Le he dado mucho a ICER y le sigo dando, porque me gusta, porque disfruto con lo que hago; muchas horas, mucho esfuerzo, muchas ganas, mucha ilusión… Y ahora también perspectiva, fruto de la experiencia, además de que cuento con una visión más global de la empresa. Pero el trabajo es como un matrimonio, cosa de dos, y he de decir que me siento muy recompensado, en el afecto, en el reconocimiento, en la confianza que me muestran desde la compañía. Realmente me siento muy bien en ICER”. ¿Y respecto a la marca? “ICER cada vez tiene más presencia en el mercado y cada vez es una marca más reconocida, aunque quede camino por recorrer y sigamos invirtiendo en ello, especialmente en aumentar el conocimiento de la marca entre los talleres, que entendemos pueden llegar a ser los prescriptores en este producto. ¿Qué les falta? “Hemos mejorado las ventas, la gama… antes no estábamos homologados en grupos, ahora trabajamos con varios; en algunos sitios ICER tenía una imagen desfasada porque se había volcado en la exportación dejando de lado el mercado nacional, y creo que eso se va reconvirtiendo…  Sinceramente creo que lo que nos falta ahora es tiempo. Porque este mercado es muy fiel: cuesta mucho entrar y cuesta que te desplacen también. Y nuestros competidores además hacen su trabajo, y no dan motivos para que se les saque de las estanterías, así que tenemos que ser nosotros los que generemos propuestas atractivas para encontrar la ventanita por la que entrar. Digo que nos falta tiempo, sí, y centrar nuestros objetivos: elegir con quién queremos trabajar y estudiarlos bien, saber de qué carecen, qué pueden necesitar para ver si nosotros podemos cubrir esas carencias. Tenemos que ayudar a nuestros clientes a crecer con nosotros, y donde no estamos conseguir trabajar con quien queremos; ya no tenemos esa necesidad de vender al primero que nos quiera comprar… ¿Un mensaje para la distribución? “Que en un mercado como el actual tan volátil, donde todo cambia tanto, ICER es un compañero de viaje fiable (en todas sus acepciones: digno de confianza, que ofrece seguridad y creíble). Se fundó en 1961 y aquí seguimos, apostando por nuestros valores diferenciales: una gama muy amplia, ser muy rápidos en incorporar novedades, dar un buen servicio y tener una óptima relación calidad-precio. Con nosotros no hay sorpresas, y eso creo que es algo que la distribución debería tener en cuenta en estos tiempos imprevisibles”. Entrevista completa en Autopos número 83.   ICER-cuadro              

Comentarios:

  1. 19/02/2018 15:15Monica Fuentes

    Buen profesional, buena persona y buena empresa…

    Y encima de Navarra …

    Enhorabuena Rubén.

Introduce tu comentario: