Online

El conflicto entre patronales de talleres y Ancera eleva el tono

El resumen de lo ocurrido hasta el momento…

Redacción Autopos
cetraa-marcasCetraa amenazó con comprar los recambios a Distrigo. El presidente de Cetraa, la confederación española de talleres, se salía del guion en medio de su encuentro con la prensa para valorar su primer año de mandato: “Estamos hablando con las marcas con plataforma de venta de recambios para trabajar con ellas; en su caso tenemos la certeza de que no venden a ilegales”. Y no era la primera vez que aludía a los recambistas por vender a los talleres ilegales. En el periódico ‘La Comunidad del Taller’, pocos meses después de ser elegido presidente, decía que “no podemos pedir que no vendan a nadie, pero sí que exijan una licencia de actividad y al que no la tenga que le vendan con condiciones de venta al público. Pero lo que hacen es vender con condiciones iguales a nosotros y en algún caso, lo podemos contrastar y ellos lo saben, mejor incluso que a los talleres legales. Les venden con mejores condiciones e incluso con reparto”. Y sentenciaba: “Hay talleres que están dispuestos a no comprar a quien venda a los ilegales”. Pero ahora ha ido más allá, asegurando estar hablando con las marcas con plataforma de venta de recambios (en clara referencia a Distrigo, del grupo PSA, la única que podría ofrecer a los talleres toda la gama de recambio multimarca) porque su obligación “es velar por los intereses de los talleres”. Un órdago, que cuando fue consciente de la repercusión que podía tener, quiso matizar: “Como patronal no es nuestro cometido negociar nada, nuestra actividad no puede ser comercial, pero sí podemos estar abiertos a escuchar a cualquier operador del mercado y estudiar propuestas que puedan ser beneficiosas para el taller”, le explicaba Fontán posteriormente a autopos.es. Pero por la mañana no había dejado lugar a dudas: “Nosotros les hemos pedido, además de buenas condiciones de compra, que nos ayuden a luchar contra la lacra de los talleres ilegales, sabiendo que ellos no les venden, y acceso a la formación técnica de los vehículos. Y ellos quieren facturar…”. --------------------------- A los pocos días, Ancera denunció a la patronal balear de talleres...Según la patronal española de recambistas, ASEMA está realizando recomendaciones a sus asociados que afectan a aspectos relevantes de la actividad comercial, alterando el normal funcionamiento del mercado, lo que les ha llevado a presentar una denuncia ante la CNMC. “Después de varias conversaciones con asociados nuestros y con el propio presidente de ASEMA, ante la negativa de éste a reconsiderar estas prácticas, Ancera se ha visto obligada a presentar una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)”, expresó la patronal española de recambistas en un comunicado. Y es que según Ancera, ASEMA hace recomendaciones que afectan a aspectos relevantes de la actividad comercial, dirigidos a sus empresas asociadas. Incluso habla de boicot, que “se manifiesta cuando hay una respuesta coordinada de las empresas asociadas que perjudica directamente a otro operador u operadores con los que guarden alguna relación", apuntan a que dice la legislación. Y es lo que creen que está ocurriendo. Con esta medida, Ancera pretende parar cualquier iniciativa en este sentido que pueda partir de otras asociaciones de talleres o de la propia patronal. En este sentido, la asociación de recambistas ha enviado un documento a Cetraa recordando que ninguna asociación empresarial ha de influir en el comportamiento del mercado, porque es una infracción grave del art. 1 de la Ley de Defensa de la Competencia. ---------------- Y ASEMA respondió: “Al final esto les iba a explotar en la cara”. El presidente de ASEMA respondía a la denuncia de Ancera: “No veo dónde está lo malo. Lo único que hacemos es atender las demandas de nuestros asociados dentro de la legalidad”, le contaba a autopos.es. Es decir, que según él, recomendar a sus asociados que compren a unos y no a otros forma parte de los cometidos de la asociación. Y es que la patronal española de recambistas acusaba implícitamente a la asociación de talleres balear de promover entre sus talleres que no compren a determinados recambistas, en represalia por vender a negocios ilegales, lo que entienden como una práctica en contra de la libre competencia. Pero para Joan Crespí, el presidente de la asociación de talleres balear, están libres de culpa: “Nosotros no les decimos a quién deben comprar”, y aseguraba haber consultado cada movimiento con el abogado de la asociación. Incluso iba más allá: “La naturaleza de una asociación está muy clara: es una entidad en la que las empresas se unen para hacer fuerza”, lo que entiende que le legitima para alcanzar acuerdos comerciales con unos en perjuicio de otros. Es su manera de ‘hacer fuerza’ para acabar con los talleres ilegales en la zona. Además no esconde las motivaciones: “Hay recambistas que están por el taller y otros que no, que están vendiendo en mostrador con el mismo descuento que a los talleres y a veces incluso con servicio de reparto a sus domicilios… Y la gente no es tonta, al final esto les iba a explotar en la cara. Hay talleres que están ya muy enfadados. Por eso hemos llegado a acuerdos con los que cumplían con lo que nosotros demandamos”. Y concluía: “Aún no tenemos constancia de que Ancera haya interpuesto esta denuncia, pero ojalá sea así”.

Introduce tu comentario: